pautas para empezar a perder peso


Seguramente llevas tiempo pensando en esto de perder peso. Tal vez lo hayas intentado en varias ocasiones o puede que sea la primera vez, el caso es que si has llegado hasta aquí es porque tienes ese deseo y te enfrentas a la situación y/o necesidad de bajar unos kilitos. Pero, ¿por dónde empiezo? Eso es lo que te voy a contar en este post.


Tal vez te hayan dicho que para perder peso tienes que "ponerte a dieta" (aaaggggg, detesto esta palabra), dejar de comer (pues te lo han dicho mal), lo vas a pasar mal (mentira! Sólo si no sabes EXACTAMENTE qué y cómo lo tienes que hacer...), dejar de comer TODO LO QUE TE GUSTA (pues no!), matarte en el gimnasio (Nooooooo). En fin, cada persona cuenta la película como le ha ido, y te lo dice una persona que también "hizo dieta" en un principio. Entonces,  ¿qué tengo que hacer???? (te estarás preguntando...). Pues vamos a ello:


TIPS PARA PERDER PESO

1º.- Todos los cambios deben hacerse poco a poco. Me explico: decidimos perder peso y queremos hacerlo todo a la vez: dejar de comer harinas y bollos, apuntarme al gimnasio, dejar de fumar y hacerme vegetariano! (jajaj)… Todo, todo el mismo día y todo a la vez. ¿Sabes qué? Esto no funciona. No estamos hechos para hacer cambios radicales y menos en poco tiempo… Por ejemplo: si arrastro malos hábitos de hace años y todos los días bebo refrescos, como donuts y los fines de semana como hamburguesas, vamos a empezar por eliminar cosas que no convienen durante la semana, y nos vamos a “premiar” el fin de semana. Esto no significa que “perdamos el norte” el fin de semana, sólo significa que vamos a ir acostumbrándonos poco a poco, a la nueva forma de alimentarnos. Una vez que tengamos asimilado este gran cambio con el que vas a ser capaz de ver ya resultados, iniciaremos otro pequeño cambio, y así sucesivamente hasta que vamos pasando de tener una barriga cervecera a que se nos marquen los abdominales en el gimnasio (si ese es tu objetivo, claro ;).


(Puedes ver algunos resultados de personas que han cambiado de hábitos, pulsando AQUÍ)


2º.- No se trata de no comer, se trata de comer mejor. Muchas personas que desean perder unos kilitos automáticamente entran en el modo “me mato de hambre” y “si no paso hambre, no pierdo peso” y noooooooo, esto no funciona así! Vamos por partes. Como te decía en el punto anterior, los cambios deben ser paulatinos. ¿Por qué? Porque lo que pretendemos es que el objetivo que consigamos lo podamos mantener en el tiempo ¿no?. No podemos pasarnos la vida “pasando hambre”, pero sí podemos pasarnos la vida con hábitos alimenticios nuevos y diferentes a los que traíamos hasta ahora, ¿verdad?. Si son cambios drásticos y/o imposibles de mantener en el tiempo, te desmotivarás, pensarás que no eres capaz y, al final, tirarás la toalla y no habrás conseguido nada. Así que, ve dejando de comer y beber cosas que sabes que no debes ingerir. Ojo! No te digo que las dejes radical, sino que consumas menos y, poco a poco, las podrás ir quitando cuando te vayas habituando. Por otra parte, ve introduciendo en tu dieta otro tipo de alimentos que sabes que SI te convienen y bebiendo más agua. Si al principio no te gustan, busca recetas y otras formas de cocinarlos para que te guste. Te aseguro que cuando lleves un tiempo tomándolos te parecerán igual de ricos.


3. Lo que necesitas saber para bajar de peso es que es una cuestión de calorías. No consiste en comer poco o dejar de comer. ¿Por qué? Porque nuestro cuerpo tiene un “mecanismo de defensa” y cuando “algo” lo identifica como “una amenaza”, reacciona en su contra. Si dejas de comer, tu cuerpo identifica que “no le llega gasolina”, así que tu cerebro manda una señal al cuerpo, que dice algo así como “PELIGRO! PELIGRO! NOS NOS LLEGA COMBUSTIBLE, AHORREN TODA LA ENERGÍA QUE PUEDAN”. ¿Qué ocurre entonces? Que nuestro metabolismo baja (se queman menos calorías), se empieza a guardar más que nunca la grasa (que es una de las fuentes de energía del cuerpo y que, para colmo de males, es lo que queremos perder). Empieza a “comerse el músculo” (porque a partir de ahora sacará la energía que necesita de ahí, así que preparémonos para “estar fofos”)… Por tanto, no se trata de no comer, no es una cuestión de “cantidad” de comida, sino de “calidad” de esa comida. Come mejor y no pases hambre, para que tu cuerpo no reaccione como te he contado.


quiero perder peso


4. ¡No te obsesiones con la báscula! Lo importante no son los kilos que bajas, olvídate del peso!. Si estás comiendo bien y además haces ejercicio, vas a pesar más, pero estarás eliminando esa grasa y transformando tu composición interna que es lo que interesa. Puedes leer más sobre esto en mi post “bajar peso vs bajar masa muscular".


5. Debes aprender a ​combatir el hecho de comer por estrés/ansiedad. De acuerdo, llevamos un ritmo de vida muy acelerado, tenemos que hacer las cosas "para ayer", nos cargamos la agenda de obligaciones que nos obligan a ir contra reloj y, ¿qué ocurre? que comemos sin hambre sólo para poder calmar esa ansiedad que nos entra por el estrés de vida que llevamos... ¿Qué podemos hacer? Bien, una de las cosas es ser conscientes de que nos ocurre esto. Demos aprender a diferenciar lo que es comer "por hambre", de lo que es "comer por estrés". Si estás en el segundo caso, lo primero de todo es "ser conscientes" de este hecho y no fustigarte por ello, porque vamos a buscar soluciones... Recuerda que no tienes que hacer las cosas perfectas, simplemente tienes que ser constante en ellas. Tienes sobrepeso porque eres constante en comer mal, así que vamos a ir revirtiendo esto poco a poco. Como te decía, intentas corregir el problema del estrés con algo que en realidad no lo corrige (la comida). Sólo te da una sensación de "placer" por un tiempo y esa sensación hace que "sobrelleves" de forma momentánea la otra sensacion de ansiedad generada por el estrés. ¿Qué puedes hacer después de ser consciente de esto? Primero decidir que no vas a comer por estrés y para ello debes trazar un plan: puedes por ejemplo dejar de comprar lo que no debes comer y/o beber en casos de estrés. Otra opción es tener preparadas cosas que sí puedes comer, aunque tengas estrés (me estoy refiriendo a alternativas saludables). Si cuando vas a buscar el "dulce" por ejemplo (o lo salado si es tu caso), porque tienes estrés, no lo encuentras, será más difícil que decidas salir a comprarlo en ese momento al supermercado y, la consecuencia, será que no lo comas/bebas. Si por ejemplo andas sin mucho tiempo para cocinar y comes lo primero que pillas (que además suele ser más de lo que necesitas porque comes por ansiedad), organízate las comidas de la semana cocinando por ejemplo los fines de semana para tener todo preparado.

La mayoría de las personas dejan que las cosas pasen y luego van buscando excusas para justificarlas. No dejes que esto te pase a ti, busca soluciones antes!.


Y si te has decidido a controlar el estrés definitivamente, tal vez te interese esto:



6. ¡Empieza a moverte! Como ves, te digo que empieces a moverte y no “haz ejercicio”, son cosas diferentes, ¿por qué? Primero porque, como te he ido diciendo durante todo este post, los cambios debes hacerlos poco a poco. Si llevas sin moverte desde que hacías gimnasia en el colegio, no vamos ahora a decidir hacer mañana una maratón… Recuerda: el cuerpo lo vería como una amenaza, saltaría nuevamente la alarma de PELIGRO, y te impediría llevarlo a cabo. ¿Qué debemos hacer entonces? Lo primero que debes hacer es grabarte a fuego, desde ya, en tu mente, que lo más importante para perder peso es “lo que comemos y lo que dejamos de comer”, no el ejercicio. Sólo haciendo ejercicio no vas a bajar de peso, si no comes adecuadamente. Es más, puedes “cargarte” el cuerpo dependiendo del ejercicio que decidieras hacer. Así que, lo primero de todo es “ajustar tu alimentación”. Una vez que esto ya lo tenemos “controlado” y, repito, si llevas toda la vida sin moverte, pasaremos a elegir alguna actividad que te guste!. Puede ser bailar, salir a caminar, nadar, yoga, pesas… ¿qué te gusta hacer? El caso es moverse! Si haces algo que no te gusta, no te motiva, no lo vas a poder mantener en el tiempo y va a ser una solución, únicamente temporal. El resultado de todo en la vida viene por la constancia, así que busca algo que te permita ser constante. No obstante, antes de elegir, pregúntate:


¿Qué quieres conseguir? Si tu respuesta es “perder peso”, mi contestación contundente es EMPIEZA POR COMER MEJOR.

Si quieres adelgazar no te apuntes al gimnasio. Empieza por comer mejor

Comparte en Twitter



Nos "vemos" en otro post... Y gracias por compartir si te ha gustado 😉


¿Necesitas una ayuda para controlar tu peso? Pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *