año nuevo

Pensar en nuestros sueños es todo un clásico en Año Nuevo. Es la época en la que empezamos a pensar en aquellas cosas que deberíamos comenzar a hacer o cambiar, que deberíamos mejorar o dejar de hacer en el siguiente año... Parece que sólo con “desearlo”, las cosas fueran a dar un giro de 180º. Y sí, se puso muy de moda el libro de “El Secreto” de Rhonda Byrne y creemos que “todo es posible sólo porque lo deseemos fuertemente y brindemos el 31 de diciembre con champán”.

¿De verdad quieres que esas cosas empiecen a ocurrir? Siento ser una “aguafiestas” pero según estudios realizados, sólo el 8% de las personas que hacen el ejercicio de proponerse cumplir sueños para el nuevo año, lo consiguen.

¿Sólo el 8%? Pues sí.. Algunos nunca comienzan, y otros abandonan entre el primer y el sexto mes. ¿Qué está ocurriendo? ¿Se olvidaron de enseñarnos en el cole cómo materializar nuestros sueños? Me temo que sí, que la mayoría de nosotros no sabemos qué debemos hacer, por qué nos fallamos a nosotros mismos con nuestros sueños y objetivos, y qué soluciones podemos encontrar…

Peeeeeerrooooooo, aquí es donde entro yo, para explicarte y darte respuesta a todo lo anterior y que este nuevo año sea el que sí o sí, consigues cumplir tus sueños y objetivos!!!! Vamos a la carga! Coge papel y boli porque tendrás que trabajar (pero sólo será un poquito en comparación a lo que vas a conseguir). ¿Estas preparad@? Nos vamossssss:


1. Cumpliendo mis sueños : analizando las áreas de mi vida.


Quiero darte espacio para que tú mismo establezcas tus propios sueños u objetivos. Coge papel y boli y empieza a apuntar contestando a estas preguntas: ¿qué te gustaría conseguir este nuevo año? Haz una lista. No lo pienses demasiado, apunta las primeras ideas que se te vengan a la mente. ¿Qué te gustaría: hacer, conocer, aprender, ver, experimentar, conseguir….?

¿Qué necesitarías empezar a hacer…?

Venga, te dejo unos minutillos para pensar… (te espero).


(10 minutos después 😉 ¿Qué tal? ¿Se te han ocurrido muchas cosas? Te cuento lo que yo utilizo para hacer este ejercicio:


Rueda de la vida

Particularmente me gusta utilizar la “Rueda de la Vida”. ¿Por qué? Porque es una manera muy sencilla de poder valorar y puntuar cómo está nuestra vida en diferentes aspectos, para poder trabajar en ellos el siguiente año, si lo consideramos oportuno.

Puedes descargar esta imagen AQUÍ

¿En qué consiste este ejercicio? Como ves, hay 10 áreas sobre las que puedes reflexionar, para darle una puntuación del 1 al 10 según tu nivel de satisfacción o no con cada una de ellas. 1 sería el mínimo y 10 el máximo.

Las áreas son orientativas, a modo de ejemplo (puedes cambiar alguna por otra con la que te sientas más identificado).

A continuación puntúa cada área colocando un puntito en la escala del 1 al 10, de cada una de ellas.

Una vez que hayas valorado todas, deberás unir todos los puntos y observar dos cosas:

1º.- Qué figura te sale: ¿Es un círculo perfecto o es una montaña rusa? ;). Cuanto más se aproxime tu dibujo a un círculo perfecto, más equilibrada está tu vida en todos los aspectos. Cuanto más “montaña rusa” haya, más desequilibrio existe y es donde tendrás que trabajar, porque una vida desequilibrada en una o varias áreas puede afectar al resto y hacer que se desequilibren también..

cumpliendo sueños rueda de la vida

2º.- Si es una figura “pequeña” (muy próxima al centro de la Rueda) o es grande (más próxima al círculo exterior). En el primer caso significa que en general hay muchas áreas de tu vida que no te producen satisfacción, por lo que hay mucho donde trabajar para mejorarlas y luego te hablaré de ello; y en el segundo caso quiere decir que el nivel de satisfacción es óptimo (en general, salvo ese área donde pueda haber una puntuación baja, en cuyo caso sigue leyendo para ver qué hacemos con esto).

cumpliendo sueños rueda de la vida
cumpliendo sueños rueda de la vida

2 Estableciendo mis sueños (objetivos) para el nuevo año.


Bueno, si has realizado el ejercicio anterior, tanto con tu propia lista y/o completando con la Rueda de la Vida, incluyendo las áreas a trabajar, tendrás algún sueño, objetivo o proyecto que quieras llevar a cabo este año, ¿verdad?. Puedes poner esas áreas que se muestran “desequilibradas” respecto al resto, o aquéllas con una puntuación muy baja. Anota el nombre del área en el papel porque vamos a ir desgranando lo que hay que trabajar.

No obstante, aquí te dejo los objetivos más habituales por si todavía te falta completar algo:

  • Hacer ejercicio
  • Dejar de fumar
  • Aprender algo nuevo
  • Perder peso y hacer dieta
  • Comer saludable
  • Pagar deudas y ahorrar
  • Tener más tiempo para la familia
  • Viajar
  • Tener menos estrés en tu vida
  •  Beber menos

Bien! Seguimos! Vamos a hacer que esta vez sí lleves a cabo tus objetivos de una vez por todas porque, si haces lo que te estoy contando, terminarás de leer este post sabiendo todo lo que debes hacer, cómo lo tienes que hacer, y cuándo lo vas a hacer y conseguir!!!! WWoooowwww… No te me distraigas de la emoción (que yo empiezo a hacerlo, sólo de imaginarme lo que vamos a conseguir XD) y sigue leyendo…


3. Comenzando a trabajar en mis sueños, con mi lista de objetivos. Pasos para lograrlo:


3.1 Deja tu lista en 2 o 3 sueños (objetivos) como máximo

Sí, ya sé que tal vez tengas incluyo escritos 10, pero uno de los motivos por los cuales no se llevan a cabo ninguno de ellos es porque son demasiados. El ser humano no está hecho para realizar muchos cambios al mismo tiempo. Los cambios se consiguen a base de adquirir hábitos nuevos, y éstos tardan un tiempo en crearse; así que si has llenado tu lista con muchos objetivos, está genial, pero selecciona los 2 o 3 más importantes para ti en este momento, o que no puedes posponer más. Esos dos o tres objetivos son por donde vamos a empezar a trabajar. Hazles un círculo con el boli.


3.2.- Es importante que establezcas sueños (objetivos) que dependan directamente de ti

Los objetivos que te propongas conseguir, deben depender directamente de ti, no de otras personas. Por ejemplo: “voy a conseguir pareja este nuevo año”. No depende directamente de ti. Pero lo puedes cambiar por la acción que tú puedes llevar a cabo para conseguirlo. Por ejemplo: “voy a salir y relacionarme los fines de semana”


3.3. Escribe el primer sueño (objetivo) en sentido positivo

Todos los objetivos deben enunciarse en sentido positivo, por ejemplo si has escrito “no quiero tener sobrepeso” debes cambiarlo por “voy a perder peso


3.4.- Sé específico con tu sueño para convertirlo en un objetivo. 

“Perder peso” es muy genérico, así que sustituye esas palabras por los kilos exactos. Por ejemplo: “voy a perder X kilos


3.5.- Divide tu sueño en un objetivo “realista” y en un periodo de tiempo corto. 

Puedes escribir por ejemplo tu objetivo alcanzable en el primer mes. Por ejemplo: “voy a perder 4 kilos en un mes”. Ya sé que te gustaría perder 10, pero te recuerdo que tienes que poner objetivos "realistas".

Por cierto, si estás pensando en perder peso, aquí te cuento por dónde puedes empezar a hacerlo para que lo consigas sí y sí,  y lo que no debes hacer.


3.6.- Ponle a tu sueño, fecha de realización. 

De nada nos sirve que enumeremos lo que queremos y ahí se quede. Vamos más allá. Ahora concreta el “cuándo” lo vas a conseguir.  “Voy a perder 4 kilos en Enero”


3.7.- Describe el plan para conseguir tu sueño, que ya es un objetivo.

Muy, muy importante que pienses cómo vas a conseguir tu objetivo. Traza un plan, qué puedes hacer para conseguirlo. Sustituye la frase anterior por tu plan para conseguir tu sueño, que poco a poco va tomando forma de objetivo. Piensa: ¿Qué voy a hacer para conseguir perder 4 kilos en un mes?. Por ejemplo: “Voy a ir al gimnasio martes y jueves a las 9 de la mañana”. "Voy a comer menos carbohidratos simples: menos pan en las comidas", etc... 




 3.8.- Incorpora la fecha de comienzo.

 No dejes tu sueño simplemente escrito. Ponle fecha de comienzo: “Voy a ir al gimnasio martes y jueves a las 9 de la mañana. Mi primer día de gimnasio es el 8 de enero”


cumpliendo sueños

Es importante tener un foco claro y concreto de lo que se quiere conseguir, con un plan para hacerlo. Como ves, después de este proceso hemos transformado tu objetivo genérico y negativo de “no quiero tener sobrepeso” por el de “Voy a ir al gimnasio martes y jueves a las 9 de la mañana. Mi primer día es el 8 de enero”. Cómo cambia la cosa, ¿verdad? De esta forma ya tenemos un “foco” claro de lo que debemos hacer, cuándo y el comento de comenzar a hacerlo, no simplemente un sueño.

Sólo un objetivo positivo, concreto y medible, acompañado de un plan de acción adecuado, te llevará a transformar tus sueños en objetivos alcanzables.

Comparte en Twitter



4. Transformando mi sueño en hábito.


Una vez tengas definido exactamente lo que tienes que hacer, cuándo y cómo, bloquea tiempo en tu agenda semanal para hacerlo. Verás cómo, en poco tiempo, este nuevo hábito estará controlado y te resultará de lo más sencillo llevarlo a cabo. Y dicho hábito, repetido en el tiempo, te está acercando más y más a tu sueño de principio de año. Aquel por el que brindaste en Año Nuevo 😉


5. Trabajando con el resto de sueños para que se conviertan en objetivos.


 Haz el mismo ejercicio con los 2 objetivos que te faltan para pasar de SUEÑO A OBJETIVO. Si no dispones de mucho tiempo en tu agenda, deja sólo el primer objetivo. Una vez que ya se haya convertido en hábito, ve añadiendo un segundo, y así sucesivamente.


6. El último y casi más importante ingrediente.

No te engañes por hacer este ejercicio. Amig@, PONTE EN ACCIÓN YA!!!. No abandones el papel que acabas de confeccionar en un cajón. Así no te servirá de nada!. Empieza cuanto antes! Si no lo haces así, nunca lo harás. Así que, si has llegado hasta aquí haciendo el ejercicio propuesto, fija una fecha ya y empieza.

LOS OBJETIVOS SIN ACCIÓN NO SIRVEN PARA NADA.

​​

Los objetivos sin ACCION no sirven para nada

Comparte en Twitter


Muchas gracias por leerme. Si tienes dudas dejame un comentario y te responderé y, si te ha gustado y resultado útil este post, te estaría enormemente agradecida si lo compartes en tus redes sociales.

Nos seguimos leyendo en otro post  ¡¡¡FELICES FIESTAS!!! 😉

2 respuestas a “Cumpliendo sueños. No te quedes en el brindis.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *