como controlar la ansiedad

Controlar la ansiedad por comer es una de las cosas que más me he encontrado en todos estos años que llevo ayudando a personas a alcanzar sus objetivos de peso saludable. Resulta ser uno de los factores que más preocupan y que más difícil resulta controlar a los que quieren perder peso y mantenerlo de forma indefinida. Así que vamos a ir analizando tanto los tipos de ansiedad como las posibles soluciones en este post.

Esa ansiedad por comer y el deseo de picotear a todas horas puede venir provocado, principalmente, por dos factores:


1.- Por “hambre real”. En este caso deberemos revisar tu dieta y, si fuera el caso, ajustarla porque tal vez te esté faltando comer más proteínas por ejemplo, que te mantendrán más saciado y te ayudarán a controlar el hambre.  

2.- Provocada por un tema emocional y, muy frecuentemente, por estrés. En este caso deberemos revisar igualmente la dieta para poder ayudar a tu cuerpo a través de ella, aumentando el consumo de determinados alimentos y disminuyendo el de otros y, en segundo lugar, aprender a manejarlo o, por lo menos, a detectar que no se trata de un “hambre real”.


Controlar la ansiedad por comer cuando es por "hambre real"...


En este post te voy a hablar de cuando esa ansiedad por comer y picoteo continuo deriva de un “hambre real”, y produce que necesitemos estar comiendo a todas horas.

¡A mí me pasaba esto antes!. Cuando decidí bajar los 8 kg que me sobraban, una de las cosas que peor llevaba era ésta. Con las dietas que había hecho siempre me apetecía lo que no podía comer, que en mi caso solía ser “algo dulce”… Yo era de las que me tiraba en plancha a todo lo que fuera dulce: bollos, pasteles, tarta, chocolate… ¡¡Horror!!!! Y luego tenía una gran dosis de “arrepentol”… ¿cómo podía paliar lo que había hecho? (cri, cri.... ). Eso llenaba mi conciencia de malestar y en muchas ocasiones pensaba en abandonar la dieta porque “no era capaz” y, sabes qué??? NNNooooooo……. Descubrí que hay opciones, que esto se puede ir corrigiendo poco a poco, que lo peor que hay es “abandonar” porque eso sí que te aleja (pero para siempre) de tu objetivo.

Lo primero que hice fue entender por qué me estaba pasando esto… Tiene mucho que ver con la forma en que actúan los carbohidratos en nuestro organismo. Por resumirlo mucho: se transforman en azúcar en el cuerpo, produciendo picos de glucosa, y eso es lo que nos tiene todo el día picoteando y, comiendo por comer…

Esto es lo que ocurre dentro de nuestro organismo cuando comemos esos inocentes y apetitosos carbohidratos (azúcar) (arroz blanco, patatas, harinas blancas, dulces, bollería...):



Para colmo de males, como puedes ver en la gráfica anterior, cuando la insulina ha hecho su trabajo, los niveles de azúcar en el cuerpo descienden por debajo del nivel “normal”, y eso nos produce un pico de “HAMBRE” ("Hunger") (¡¡Horrorrrrrr!!!). Otra vez a la nevera o cajón donde tenemos las galletas, porque además nuestro cuerpo nos va a pedir “más de lo mismo”, ¿te suena?. A mí me sonaba, y mucho 😉

Bueno, pues como te he dicho, lo primero que me “ayudó” a ir controlando poco a poco esa ansiedad y deseo de picotear todo el tiempo fue ENTENDER  lo que acabo de explicarte, porque empecé a concienciarme cada vez que el cuerpo me pedía picotear.

Por esa misma regla de 3, al dejar de comer “tanto” carbohidrato, lo anterior se empezó a regular: el páncreas está tranquilito, no segrega insulina (o por lo menos no tanta), ya no hay esos “bajones” de azúcar en nuestra sangre, y poco a poco se va regulando esa ansiedad y esa necesidad de picoteo a todas horas.


estres y ansiedad


Por tanto, la primera regla de oro para reducir la ansiedad por comer y el picoteo a todas horas, es comer más alimentos que contengan proteínas y restringir al máximo el consumo de carbohidratos simples (poco a poco, como todo).

La primera regla para reducir la ansiedad por comer y el picoteo a todas horas, es comer más alimentos que contengan proteínas y restringir al máximo el consumo de carbohidratos simples

Comparte en Twitter

Sé que al principio cuesta hacerlo, máxime porque hemos aprendido a comer “a base de carbohidratos”, y ahora nos encontramos con que deberíamos ir dejándolos y nos planteamos: ¿Y qué como entonces?. Bueno, ¡¡QUE NO CUNDA EL PÁNICO!!. Al principio sentirás "algo de mono" por dejar los carbohidratos, pero enseguida estará controlado. Aumenta el consumo de proteínas (sustituye por ejemplo el bocadillo de media mañana por un huevo duro o un puñado de frutos secos). 

De esta forma irás eliminando el exceso de carbohidratos.

El proceso, al principio, cuesta un poco, no te voy a mentir, porque el cuerpo se resiste a prescindir de su “droga” que es el azúcar y hay que pasar el mono. Los cambios deben hacerse poco a poco para que el cuerpo se vaya acostumbrando y el ir incluyendo esas proteínas en los tentempiés cuesta menos; así que, si yo pude hacerlo, TU TAMBIÉN PUEDES!.


Controlar la ansiedad por comer cuando es por un "tema emocional":


Por otra parte, si crees que tu ansiedad por comer puede venir porque eres una persona que maneja mucho estrés (a mí también me afectaba esto, tenía los dos frentes abiertos…), aquí te dejo la fórmula que me ayudó a mí a combatirlo.



Nos seguimos leyendo en otro post!!! Y gracias por compartir si te ha gustado 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *