como comer fuera de casa y no engordar

Cómo comer fuera de casa y no engordar es algo que uno se cuestiona, sobre todo cuando se acercan determinadas fechas del calendario: cenas o comidas de empresa, Navidades, Bodas, cumpleaños… Parece que todo se va a echar a perder debido a que tenemos muchos compromisos que nos “impiden” continuar y mantener los hábitos de vida saludable que ya traíamos, o que hemos elegido mantener. Lo que está claro es que a lo largo de todo un año es inevitable que haya acontecimientos. El supeditar la decisión de alimentarnos bien, cuidar nuestra salud y poder prevenir enfermedades, al hecho de “no tener ningún compromiso”, hará que nunca empieces a tomar decisiones saludables, pues siempre te surgirá algo. ¿No sería más sencillo aprender qué puedes hacer en estos casos? Aprender cómo comer fuera de casa y no engordar no es tan complicado si tienes en cuenta unas sencillas pautas.


Vamos con esas claves. Verás que no es tan complicado:


Claves para comer fuera de casa y no engordar, a tener en cuenta ANTES:


1. La elección del restaurante.


La elección del restaurante para no engordar es una de las cosas clave. Debes elegir un restaurante donde tengan un menú variado, donde tengas la opción de poder elegir. Si sólo encuentras la “misma opción” poco saludable, pero disfrazada con diferentes formas de preparación o distintos acompañamientos, lo vas a tener complicado; así que, es preferible dedicar unos minutos a elegir un restaurante donde haya “de todo”. ¡Ojo! Esto no quiere decir que vayas a un buffet!!!! Cuidado! Precisamente esta es la opción menos acertada de todas, ya que la gran variedad de opciones que existen allí son muy tentadoras y cuando tenemos tanta variedad, comemos el doble. Me estoy refiriendo a un restaurante donde tengas ensaladas, verduras, carnes, pescados… No únicamente pasta y pizza.


2. Controla el hambre antes.


No llegues con mucha hambre a la comida o a la cena. Cuando tenemos hambre no somos capaces de hacer elecciones saludables. Nos puede más el “calmar” esa sensación que el elegir bien o mal lo que vamos a comer. Un truco que puedes utilizar es beber dos vasos de agua cuando salgas de casa (o del trabajo), es decir, justo antes de salir hacia el restaurante elegido. Eso hará que comas menos. También puedes comer una fruta o algo de verdura en ese momento, así notarás disminuir la sensación de hambre, o algún tentempié a base de proteínas.


3.- No te saltes comidas

Es importante que hagas 5 comidas al día. De no ser así, conseguirás que tu metabolismo se ralentice (quemes menos), y hará que llegues hambriento a la comida o cena. La consecuencia: comerás más de lo que debes y te costará hacer elecciones saludables.


4.- Evita las comidas pesadas en la noche


Evita las comidas pesadas en la noche, cerca de la hora de dormir. ¡No te mates de hambre durante el día por un evento en la noche!. Recuerda siempre el refrán: “desayuna como un Rey, come como un Príncipe y cena como un mendigo”. Pues eso 😉



Claves para comer fuera de casa y no engordar, a tener en cuenta DURANTE:


1.- Primer plato.

Empieza con una buena porción de verduras, ensalada o sopa de verduras. Los primeros platos suelen ser menos calóricos que los segundos, así que enfócate en elegir una buena ensalada, parrillada de verduras o sopa de verduras como primeras opciones. Comenzar así hará que empieces por un plato que te va a saciar. Un plato que es saludable y que va a conseguir ese primer objetivo de sentirte lleno. Si eliges ensaladas, ten cuidado con los aliños. Es preferible un chorrito de aceite y vinagre que alguna salsa. Cuidado con el exceso de sal en las ensaladas, sobre todo si retienes líquidos. Si eliges verduras, es preferible verduras a la plancha.


2.- Pide que las salsas se sirvan aparte.

 

De esta forma podrás, sobre todo si se basan en nata o leche, prescindir de ellas, pues son muy calóricas. Son preferibles las hechas a base de tomate. Cuidado también con las mayonesas, mantequillas, masas rellenas y cremas para untar grasas!


3.- Entrando en los segundos platos.

 

Cuando hablamos de segundos platos, la principal elección suele debatirse entre carne y pescado. La preferencia aquí sería pescado frente a carne y, dentro de éste, hervido mejor que frito. Si te decantas por las carnes, mejor la carne magra (pollo, pavo), frente a la ternera o cerdo. Elige que esté hecha a la plancha, ya que es la mejor opción y, tanto pescado como carne acompañados de ensalada en vez de patatas fritas.


4. Ten cuidado con las bebidas.


La mayoría de los refrescos enmascaran mucho azúcar, es decir, muchas calorías escondidas. También el alcohol. Ambos contienen calorías vacías, es decir, sin ningún aporte nutricional, pero que sumarán a nuestro día ese “extra” que nos dificultará el no engordar. El truco es que aplaques tu sed primero con agua y, si después sigues teniendo sed (o se trata de un día puntual), pide alguna de esas bebidas calóricas sólo porque “un día es un día”, pero concienciado de que no beneficia a tu objetivo.


5. Evita tentaciones. 


Si te cuesta evitar tentaciones, pide que se lleven el pan y que te traigan pan integral, y siempre junto con la comida, no antes; pide agua en lugar de gaseosas y bebidas dulces; renuncia al buffet. Elige tu menú antes que las personas que te acompañan, para que no “te provoquen” con sus elecciones, mantente firme en la tuya.


Tal vez te interese leer ¿Por qué alimentos integrales en vez de refinados? 


6.- Tamaño de la porción.

 

¿Sueles comer demasiado cuando estás fuera de casa? Son muy populares los restaurantes con porciones más grandes de lo habitual. Todo forma parte de una estrategia de marketing, ya que dichos lugares se hacen populares enseguida por el tamaño de sus porciones, y el coste de los ingredientes son una parte pequeña del coste general del restaurante. Pedir comida de más es muy común entre los clientes en restaurantes. El truco es que planees la comida “sentado”. Elige primero los menús, porque suelen ser pociones más pequeñas (y económicas). Divide las porciones en dos: mitad para ti y mitad para quien coma contigo. Divide también la entrada y el postre.


7.- Y por último, el postre.

 

¿Qué se puede comer como postre para no engordar? Lo ideal es compartirlo entre 2 o 3 personas. Es suficiente con tener ese sabor dulce al terminar la comida, no hace falta tanta cantidad. Lo más conveniente es pedir té verde al terminar la comida, ya que disminuye la necesidad de otro postre y permite la digestión de la comida.

​​​​

8.- Para terminar... DISFRUTA DE LA COMIDA/CENA.


Si a pesar de todos estos trucos que puedes utilizar, "por causas ajenas a tu voluntad", no puedes controlarlo todo y terminas “pecando”, ¡¡disfruta de tu pecado!!! ¡¡No te desesperes!! Nadie se ha muerto por pecar un día. Al día siguiente purgas tus pecados volviendo a tus hábitos saludables, sigues con tu rutina de comer bien, ¡y se acabó!. Si de lunes a viernes haces las cosas bien, permítete un premio un día puntual y no te tortures por ello. Ten en cuenta que si no estuvieras haciendo nada por ti y por tu salud, cada vez estarías peor; así que, peca a gusto y disfruta del pecado. Eso sí, sólo un día puntual! ;


Si terminas "pecando", ¡¡disfruta de tu pecado!! Nadie se ha muerto por pecar!

Comparte en Twitter


Puedes dejarme tus comentarios más abajo y, si te ha gustado, te estaría enormemente agradecida de que lo compartas en tus redes sociales. 

Nos seguimos leyendo en otro post… (Y no te olvides de ser feliz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *