alimentos integrales o alimentos refinados

Son muchas las personas que asocian los alimentos integrales como una de las ayudas para perder peso o para combatir el estreñimiento, pero lo integral no sólo ayuda a eso, sino que va mucho más allá. En este artículo te lo explico:

La mayoría de las personas denominan (y asocian) los alimentos integrales como tal, y a los que están refinados (procesados), como normales. Resulta curiosa esta apreciación y lo que los medios de comunicación han sido capaces de conseguir para que la mayoría de las personas asimilen los alimentos tratados como algo normal, y los integrales como una "ayuda" para ir bien al baño y/o para bajar de peso.

 

 Lo primero que debemos saber es que cuando hablamos de un alimento refinado, como el arroz, pan blanco, harina de trigo blanca o harina de maíz, nos estamos refiriendo a alimentos a los que se les ha quitado el salvado y el germen, que son las partes que incluyen fibra y nutrientes. De esta forma  los alimentos tratados por la mano del hombre (refinados) los catalogamos de normales y los naturales (o integrales) son los demás.

 

Los alimentos integrales no sólo sirven para bajar de peso o ir al baño. Tienen más beneficios

Comparte en Twitter

Desde un punto de vista nutricional por tanto, y no sólo si queremos perder peso, deberemos primar aquellos alimentos integrales que tienen fibra, vitaminas y minerales, frente a los refinados, al haberles quitado los mismos, añadiendo a su vez conservantes, colorantes y demás aditivos que a su vez no son nada beneficiosos para el organismo. Si consumimos alimentos refinados estamos consumiendo calorías sin aporte nutricional alguno.

 

Otro de los factores importantes a destacar es que cuando consumimos hidratos de carbono en su versión refinada, éstos son absorbidos muy rápidamente, produciendo un desajuste de glucosa en nuestro organismo, y forzando a nuestro páncreas a segregar grandes cantidades de insulina; así como a permanecer más tiempo en nuestro organismo al carecer de fibra. Todo esto está derivando en enfermedades muy comunes ya en esta época, como la diabetes, el sobrepeso, etc…

 

Curioso también resulta que consumamos alimentos “normales” pero vayamos a la estantería del supermercado o herbolario a buscar salvado… ¿no sería mejor consumir directamente el alimento en su versión integral?

Y si el único objetivo en realidad es el de perder peso, ten en cuenta que resulta de suma importancia que no pierdas tu masa muscular. ¿Qué diferencia hay? ¡Mucha! Te lo explico aquí

 

 

Después de esta información, ahora, cada vez que hables de alimentos integrales o refinados, espero que por lo menos no pienses que estos últimos son los "normales"… 😉

 

Nos vemos en el siguiente post.... :). Y no olvides ser feliz! (Gracias por compartir si te ha gustado) 😉



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *